UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

viernes, 27 de febrero de 2015

QUE LE PASA AL ALIANZA? PARTE 1

 LACASALBA.COM TRANSCRIBE ESTA IMPORTANTE INVESTIGACION DE EL GRAFICO

“Aún no he encontrado al técnico ideal para Alianza”

El presidente albo, Lisandro Pohl, habló con EL GRÁFICO sobre lo difícil que ha resultado dirigir al equipo durante los últimos años.


SAN SALVADOR. Lisandro Pohl es un hombre de negocios y habla como tal. Maneja al Alianza casi con la misma idea con la que administra su restaurante en la Zona Rosa, en el cual nos recibe para hablar de lo difícil que ha sido dirigir a uno de los equipos de fútbol más populares del país durante los últimos seis años y medio.
Durante su gestión los albos han llegado a tres finales, pero solo han ganado una, y en esa lucha por ganar títulos ha visto peregrinar a poco más de una centena de jugadores y muchos entrenadores de los cuales, acepta, no todos han sido buenas decisiones. Y pese a las críticas, está decidido a mantenerse en el timón albo hasta 2018, que es cuando vence su actual contrato con la familia Sol Meza.

¿Cómo cree que ha evolucionado Alianza desde que usted tomó sus riendas en 2008?
El Alianza es un equipo   difícil para todas las administraciones que han habido. Acordémonos que el Alianza está en primera desde 1964 y apenas son diez los campeonatos que ha ganado. Esto refleja que a lo largo de 50 años, sin importar qué administración haya estado, el equipo ha resultado difícil, una institución fuerte mediáticamente, que despierta muchos sentimientos en la gente y quiérase o no eso tiene un costo que no tiene otro equipo, que dificulta los trabajos y procesos. A veces quieren responsabilizarlo a uno de todo, pero no debería ser así.

El equipo parece que atraviesa una nueva crisis de resultados, pese a que había arrancado bien el torneo ¿qué está afectando?
Esa es una pregunta que no corresponde a mí contestarla, eso lo tendría que responder el técnico (Ramiro Cepeda), porque a él le hemos dado todo. Lo que nos pidió se lo dimos, la preparación, la pretemporada, su concentración, las vitaminas, todo. Pero ya en lo deportivo, en los partidos y sus alineaciones, en la forma de cómo el equipo juega, eso le corresponde a él. Yo también me hago las mismas preguntas y me dan respuestas que pueden ser que sí o que no.

¿Qué pesó para que decidiera la directiva seguir confiando en Ramiro Cepeda como entrenador?
Seré bien franco, tal como fuimos con él. Cambiar un técnico no es garantía de que el otro que venga hará las cosas distintas. Pensamos   que ante un partido muy importante, como es el próximo que tenemos frente al Águila, donde si ganamos nos metemos otra vez en la pelea y tomando en cuenta que en la segunda vuelta nosotros jugaremos seis veces como locales, creímos que era apropiado mantenerlo. Mucha gente me pregunta que pasará si Ramiro no gana ante el Águila, pero no podemos anticiparnos a nada.

Desde que usted tomó el equipo han desfilado 141 jugadores distintos por la planilla de Alianza, lo cual puede entenderse como falta de continuidad ¿qué ha dificultado que no haya una base?
El afán de nosotros siempre ha sido complacer a nuestros técnicos y cuando uno de ellos no está satisfecho con determinados jugadores tratamos de traer los que él quiera. Siento que el problema de nosotros ha radicado en no dar en la tecla con el técnico idóneo para el equipo, porque si se tiene el entrenador correcto los resultados se dan.
Pero el problema es cuando a un técnico se le dan todos los jugadores que él quiere, pero los resultados no se le dan. Nuestro problema ha sido querer satisfacer tanto a los técnicos que hemos tenido. Si ves la historia de los técnicos, han sido dos los que han renunciado voluntariamente,   Milos Miljanic, que venía haciendo un excelente trabajo  pero que no contaba con la empatía de la afición; el otro fue el “Toto” Gamarra, porque fue bien difícil relacionarse con él. Los otros técnicos, a excepción de Ramiro (Cepeda) en su primera etapa, los quitamos porque tenían récords perdedores, porque su efectividad era poca. Cuando contratás a alguien para que venga al Alianza   no da para pensar en proyectos a largo plazo, la gente no quiere eso, la gente quiere resultados.

¿Se ha arrepentido de contratar alguna vez a un entrenador?
No, yo creo que todas son experiencias. Lo que sucede es que a veces se esperaba más, se creía que podían dar mejores resultados, pero las cosas no siempre se dan. Algunos no tenían la capacidad, a otros se los comió la presión, o no supieron manejar los jugadores, todo eso es difícil. Yo lamento no haber dado aún con la tecla, no haber encontrado un técnico ideal para el Alianza, no sé quién pueda ser. Hay que esperar que pasa en este torneo y creo que al término de este ya no pensaremos más en cambiar jugadores, sino en contratar un buen entrenador.

Los aficionados esperan resultados en la cancha, pero   no se fijan en lo bien que funciona el equipo administrativamente hablando.
Claro, allí es donde uno se dice qué está pasando. La parte mía la hago bien, pero la gente tiene la percepción que uno se mete en las decisiones de los técnicos, pero quiero dejar bien en claro que yo no lo hago. Lo que sucede es que yo soy una persona que me considero bien inteligente y bien analítica, y no me gusta que ningún técnico venga a darme paja, que me haga castillos en el cielo. Por eso es que tratar conmigo se vuelve difícil.  Con Ramiro (Cepeda) platicamos bastante, él es bastante claro en sus ideas, pero no quiere decir que por eso todas sean correctas.

Fue dirigente de otros equipos, ¿por qué ha decidido quedarse tanto tiempo en Alianza?
El Alianza es especial. A mí cuando me ofrecieron la piel se me erizo el cuerpo. Por eso yo he tratado de hacerlo grande administrativamente. Si te das cuenta somos el único equipo con una oficina propia bien montada, quiero crear la figura de director deportivo y asesor técnico de la junta directiva. Tenemos también una página oficial en internet que es la número uno en el país, tenemos más de 120 seguidores en Facebook, en Twitter andamos también como número uno, hemos desarrollado nuestra propia línea de uniformes,  nuestro propio departamento de mercadero, tenemos buenas relaciones con nuestros patrocinadores.
Ahora solo falta que responda la parte deportiva, pero ya no depende de mí. Yo quisiera a veces meterme en la dirección técnica y quizá si lo hiciera nos fuera mejor, pero soy respetuoso.

Usted es muy criticado como presidente, ¿cómo maneja eso?
Lo que pasa es que yo soy de la vieja escuela, incluso, hasta mi chequera la maneja mi secretaria, ni yo me la manejo. Por eso yo no paso metido en las redes sociales, no me clavo en eso. Sin embargo, yo los entiendo (a los críticos), porque yo me vuelvo un aficionado más.

Voy a poner un ejemplo, el de Oliver Ayala, que es un joven con grandes condiciones, pero la gente lo critica porque a veces se equivoca, algo que es normal por su juventud. Si esos mismos errores los cometiera en un equipo chico nadie le diría nada, pero en Alianza es diferente.

No hay comentarios.: