UNOS TIENEN MÁS AÑOS, OTROS MÁS COPAS, NINGUNO TIENE MÁS GLORIA ☼ PRIMER CAMPEÓN NORCECA DE EL SALVADOR ☼ ÚNICO CAMPEÓN GRANDES DE CENTROAMÉRICA ☼ ÚNICO CAMPEÓN INVICTO EN NORTE CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE ☼ DOCE VECES CAMPEÓN NACIONAL ☼ ALIANZA VIVIRÁS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL

lunes, 9 de abril de 2012

HISTORIA ALBA: "EL RECUERDO MAS GRANDE QUE TENGO ES EL ALIANZA": MARCELO BAUZA




El técnico brasileño Helio Rodríguez le dio confianza para brillar en Alianza. En ese equipo, Marcelo Bauzá tuvo dos etapas inolvidables en su carrera. En la segunda, la más destacada, alcanzó el título del Torneo Grandes de Centroamérica con una victoria 3-2 en la final disputada en el estadio Ricardo Saprissa de Costa Rica ante el equipo morado. 

¿A qué se dedica Marcelo Bauzá en la actualidad?
Trabajo para la justicia en un juzgado de ejecución de penas (en Argentina). Pertenezco al servicio judicial de Argentina. Estoy dirigiendo a un equipo, de acá de una liga (amateur), que le dicen la Juve, pero se llama Juventud. Este es el equipo campeón de acá de la liga. Por internet lo pueden seguir. En cualquier momento voy a estar por El Salvador. El más chico de mis hijos está jugando en Colón de Santa Fe. Todos mis hijos son profesionales. Cuando él termine de crecer seguramente me van a tener en Alianza o en cualquier equipo de Centroamérica. 
Después de que salimos de El Salvador me fui a Perú, porque mi carrera la terminé jugando en Perú. De lo que no me quiero olvidar es de que tengo un hermano de la vida que me dio el fútbol, una persona que quiero mucho, que es Ricardo Guevara Mora. Es el mejor arquero que vi en el exterior en mi vida, y mirá que vi a grandes. Como persona y ser humano es mi hermano de la vida.

¿Cómo vivió sus dos etapas con Alianza? La primera fue a inicios de la década de los noventa, cuando el brasileño Helio Rodríguez (QEPD) lo tomó en cuenta, y luego a finales de esa década a las órdenes del uruguayo Juan Carlos Masnick, quien antes hizo grande a Firpo...
Bueno, viví una de las grandes etapas de mi vida pese a haber jugado en equipos grandes del mundo. Fui campeón en mi país antes de salir al exterior. Estuve en una selección argentina. Tuve experiencias muy lindas. Luego pasé por equipos como el León de México, que en su momento fueron grandes. 
Lo de Alianza para mí fue especial. Si vos accedés a mi página en internet te vas a dar cuenta de que la afición de Alianza todavía me recuerda. Me mostraron tanto cariño cuando estuve que todavía me lo recuerdan. Entonces para mí es algo inolvidable. Llegué en un momento tan difícil en esos años y estaban buscando un centrodelantero. 
Me lesioné en mi debut. Me pusieron un yeso para 15 días. Helio Rodríguez me dijo que si me animaba a entrar a la cancha. Eso fue un martes. Me saqué el yeso el jueves con un cuchillo. William Chachagua y Nelson “la Piocha” Rojas son testigos. 
Eso para el jugador salvadoreño fue de mucho honor. Dios me iluminó para hacer el gol contra Baygon ADET. Helio me dijo que lo único que iba a lograr en la cancha era hacer un gol de cabeza y yo acepté ese reto, y a partir de allí empezó una historia de amor con Alianza, porque pasé muchas cosas muy difíciles en lo personal y también agradables. 
Perdí a mi madre mientras yo estaba en Alianza. Tuve que viajar una semana (a Argentina). Mi madre murió un sábado por la noche y yo ya había regresado. Tuve que jugar el domingo a pedido de mis compañeros. En El Salvador nació mi primera hija, María Paula. Quiero que sepan los entrenadores que es una deportista a escala mundial y está jugando (fútbol) en Europa, es salvadoreña. 
Me pasaron cosas extraordinarias. Después logré el título nacional y después logré el título de Centroamérica al ganarle al Saprissa de Costa Rica (en el estadio Ricardo Saprissa). Fueron más alegrías y victorias que tristezas las que tuve en Alianza.

¿Qué significaba ponerse la camisa blanca en esa época, sobre todo porque en un equipo como Alianza siempre hay presión desde todos los sectores por la consecución de resultados?
Es lo más lindo que te puede pasar. Todos, cuando iniciamos la carrera deportiva, soñamos jugar en un equipo grande, donde la cancha está casi siempre llena con una gran afición. Creo que la vida me regaló eso. Me llevó a El Salvador y me puso en un equipo como Alianza, que recuerdo que iba mucha gente. Hice una delantera espectacular con Horacio Lugo. 
No imaginás lo lindo que es cuando te toca anotar un gol y salir a festejar con una hinchada como la de Alianza. Es lo más hermoso que te puede pasar. 
Por eso a los albos los voy a llevar por siempre en mi corazón. Hice muchos goles, festejé muchos goles. Ese equipo fue casi imbatible. Ganamos el torneo centroamericano. Es costoso ir a ganarle a los ticos en su país. Cuando estábamos dando la vuelta olímpica, los ticos nos apagaron la luz. Esa es otra de las anécdotas que me quedó después de haber jugado en Alianza. Ganar en Costa Rica aún es muy difícil. El Salvador es una de las tierras más ricas en condición humana que conocí a través de mi carrera deportiva. Estuve en ocho países y marqué 250 goles. Creo que el recuerdo más grande que tengo es de Alianza. 

¿Qué significado tiene para usted haber jugado en el equipo albo que tenía en la media cancha a Joaquín Canales Escobar, un verdadero cerebro futbolístico, y ser compañero en ataque de Julio Palacios Lozano?
Antes de ellos yo jugué con Norberto “el Pajarito” Huezo cuando en 1985 estuvimos con el León de México. Vinimos a jugar a El Salvador. Después conocí a Jaime “Chelona” Rodríguez en el León de México. Después, cuando vine al Alianza tuve el honor de jugar, como vos decís, con Joaquín Canales. Me dio muchos pases de gol. Luego “el Loco” Palacios Lozano me sorprendía por la pegada que tenía. William Chachagua y Nelson Rojas para mí fueron también hermanos. Hicimos una comisión de amigos que por eso fue lo que logramos. Lo tengo en un gran recuerdo. 

Recordamos un incidente que tuvo con un periodista de televisión (Sergio Gallardo) acá en el país, quien hacía mofa de su apellido cuando usted jugaba en el Alianza. ¿Usted lo recuerda?
Es una anécdota más de la vida. Creo que siempre que estuve en el fútbol salvadoreño respeté. Mi vida se basó en el respeto, en especial el respeto hacia el prójimo, y sentí que me faltaron al respeto y por eso fue que me sentí mal, pero es una anécdota más. Es más: si vos no me recordás no me recordaba de esa historia. 

¿Alguna anécdota que recuerde con Jorge “Mágico” González?
Con Jorge me acuerdo de cosas maravillosas. No me sorprendía como jugador porque yo lo había visto mucho. Lo seguí mucho en España porque César Luis Mennotti lo quiso juntar con Diego Maradona en Barcelona. Ya conocíamos a Jorge. 
Lo más lindo de Jorge, aparte de su magia en el fútbol, fue que es una persona extraordinaria, tan sencillo y humilde. Desde Argentina le mando un abrazo a un salvadoreño que representó grande en el mundo. Con él tengo muchas cosas lindas que algún día, cuando esté por El Salvador, las voy a contar.

Recordamos un partido por la noche en el que Ud. tenía un par de costillas quebradas...
Por eso digo que en El Salvador tengo anécdotas increíbles. Me quité un yeso un martes para jugar el domingo porque Helio Rodríguez me lo pidió. Había que ganar ese juego, recuerdo. Jugué y marqué un gol de cabeza. Tuve esas cosas que me hicieron distinto. Talvez por eso me gané el respeto en Centroamérica. En Centroamérica estuve ocho temporadas y gané igual número de títulos. 

accion@laprensagrafica.com





No hay comentarios.: