UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

domingo, 2 de junio de 2013

LOS QUE ESCRIBIERON LA HISTORIA DEL ALIANZA

¿Qué pasó con... Alejandro Curbelo?

"El Colorado", aguerrido volante charrúa que fue campeón con Alianza en 1997, 1998 y 2004. Un recordado icono del equipo blanco

Alianza campeón temporada 1996-1997. Curbelo, de pie, es el cuarto de izquierda a derecha. Foto EDH: archivo.Alianza campeón temporada 1996-1997. Curbelo, de pie, es el cuarto de izquierda a derecha. Foto EDH: archivo.
Curbelo está considerado como uno de los grandes iconos en la historia de Alianza, no solo por haber formado parte de tres de los planteles campeones en la historia del equipo, sino también por su carácter, personalidad y entrega sobre la cancha, características que la afición paquiderma siempre agradeció con cánticos y baños de aplausos.

"El Colorado" sigue siendo, para la hinchada elefante y sobre todo para la Ultra Blanca, un símbolo de la "mística blanca". Ese lazo irrompible entre jugador y afición comenzó a forjarse en 1995-96 cuando arribó a nuestro fútbol.
"Llegué a ciegas, más allá de lo que me decía (el técnico) Jorge Aude, que me llevó al equipo ya para terminar la segunda vuelta (entonces se jugaba en torneos largos, a cuatro vueltas). Me encontré con un fútbol muy diferente, por el clima, las canchas..., pero tuve la fortuna de llegar a Alianza, encontrarme con ese equipo, jugadores y afición", recuerda.
Los albos, con Curbelo en la cancha y junto a figuras como Marcelo Bauzá, "Piocha" Rojas, Adrián La Cruz o "Tigana" Meléndez, fueron campeones en el torneo siguiente, el 1996-97 (sobre Firpo), y en ese 1997 histórico ganaron también el Torneo Grandes de Centroamérica, tras superar al Saprissa por 1-0 en suelo tico.
"Creo que las cosas siempre van cobrando valor a medida que pasa el tiempo. En su momento no se le dio la importancia que se le debió haber dado; sin duda fue el último gran triunfo internacional que tuvo el fútbol salvadoreño", analiza hoy el exfutbolista.
El "Colorado" celebra con la hinchada blanca el último título que consiguió con Alianza en el 2004. Foto EDH: archivo.El "Colorado" celebra con la hinchada blanca el último título que consiguió con Alianza en el 2004. Foto EDH: archivo.
Curbelo regresó al fútbol de su país, pero luego volvió a Alianza y lo hizo para volver a ser campeón en el primer torneo corto de nuestra historia, Apertura 1998, con Rubén Alonso.

Siguió con los albos hasta 2001, cuando a inicios de año fueron los terremotos, "algo inolvidable como persona, que te marca, momentos muy difíciles", rememora. Entonces se le abrió la oportunidad de jugar en el Montevideo Wanderers de su país y luego con un club histórico como Nacional. Ese 2001 fue también inolvidable para "el Colo", porque jugó la Copa América con la selección de Uruguay.
Siguió en el fútbol charrúa, pero cuando para el Clausura 2004 la dirigencia alba anunció que Curbelo regresaría, su vuelta movió a hinchas aliancistas a ir a recibirlo al aeropuerto.
Con Curbelo como pieza clave en el equipo del charrúa Martín Mujica, Alianza volvió a ser campeón al vencer en penaltis a FAS, en ese Clausura 2004. Alejandro marcó el penal del título, el 3-2, al engañar a Luis "Manotas" Castro y anotar "a lo Panenka".  "Quedó la imagen del penal, pero el título se dio porque las cosas se hicieron muy bien, los compañeros hicieron un gran torneo. Un solo jugador no gana ni pierde nada, un jugador por sí solo no puede ganar un campeonato", dice con humildad.
No siguió en Alianza porque no hubo arreglo con la dirigencia. Regresó al fútbol uruguayo  y terminó su carrera en la Segunda de su país, en Cerro Largo y su último equipo, Rácing de Montevideo, en 2008.
¿Qué hace?

En 2001, cuando regresó del Alianza al fútbol uruguayo, comenzó dos años de estudio hasta recibirse como entrenador profesional en su país, por lo que desde 2003 está capacitado para dirigir. "Es un curso que lo toman desde el maestro Tabárez, Fossati o un entrenador de segunda, es muy completo. Se inscriben como 1,500 y solo entran 40. Cuando regresé a Alianza, en 2004, ya me había recibido", explica Curbelo.

En Montevideo, Curbelo junto a una de sus hijas. Foto EDH: cortesía.En Montevideo, Curbelo junto a una de sus hijas. Foto EDH: cortesía.
Se retiró del fútbol en 2008, pero el mismo año acompañó a Carlos Jurado como auxiliar, y en el equipo de sus amores, Alianza; aunque fue una aventura corta, que solo duró ese Apertura 2008. De vuelta en su país, en 2010 fue auxiliar en el Atenas San Carlos, en Primera, y dirigió al mismo equipo, ya como principal, pero en Segunda, en 2012.

Ahora vive en Montevideo con su familia y está a la espera de una oportunidad. Sabe y respeta que en Alianza ha llegado Milos Miljanic, pero no esconde que, algún día, espera cumplir su ilusión de ser técnico de los albos.
Para finalizar le preguntamos: ¿Qué es la mística alba? Su respuesta: "Es muy difícil externarlo en palabras. El gran secreto está en la gente, en la pasión y en el amor que le brinda la gente al equipo. La gran diferencia, al menos uno estando dentro de Alianza, se lo hace sentir la gente, y lo hace a uno sentirse importante, formar parte de algo tan lindo, y le da una responsabilidad, porque sabés que tenés que responderle a la gente y a tanta pasión".
Perfil y Triunfos


  • Nombre: Alejandro César Curbelo
  • Nacimiento: Montevideo, Uruguay, 19 de septiembre de 1973
  • Esposa: Rosa, pero de cariño la llaman "Sela".
  • Hijas: Ailin e Ivana.
  • Deporte: Fútbol.
  • Palmarés: Campeón con Alianza en 1996-97, Apertura 98 (primer torneo corto) y Clausura 2004; y Torneo Grandes de Centroamérica, 1997.
  • Equipos: Miramar Misiones, Alianza, Basáñez, Central Español, Montevideo Wanderers, Nacional, Defensor Sporting, Cerro Largo y Rácing Montevideo.

1 comentario:

Rodrigo Diaz dijo...

Curbelo, un icono de nuestro querido equipo Alianza, siempre recordare su entrega y garra en la cancha y de como llego a amar a Alianza mas que muchos otros nacionales que pasaron por el equipo. Por jugadores como el,valió la pena ese tiempo en el fútbol salvadoreño, ojala un día podamos verlo dirigir a plenitud a nuestro equipo.