UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

domingo, 26 de octubre de 2014

ENTONCES NO ERA CURBELO EL PROBLEMA

Alianza fue blanco fácil

FAS fue amo y señor del “clásico centro-occidente”. Ganó con autoridad y por 2-0 sobre Alianza, que lleva dos juegos en naufragio y sin el brillo que tuvo cuando superó a la UES, siempre en el estadio Jorge “el Mágico” González.
Fue la tarde para Jaime Alas, quien fue la lanza para asistir los dos pases de gol para Juan Carlos Moscoso y del delantero Léster Blanco. Este último gritó su tanto porque liberó la presión que tenía de no marcar en el Apertura 2014 con la camisa de FAS.
Desde 2007, albos y tigrillos no se reunían en este campo, donde habían librado previamente 44 enfrentamientos.
Para FAS se cortó una maldición, aunque para muchos haya pasado eso por desapercibido, de no derrotar a su archirrival de la capital en “el Mágico”. La última vez que lo había humillado fue en la semifinal del Apertura 2003 cuando firmó un 3-0 (Domingo 07/12/03). Fue con un triplete de Williams Reyes (1’, 46’ y 59’, de penal).

Desde entonces habían pasado cinco visitas de los tigrillos sin una victoria. Pero esta cuenta pendiente se saldó y le sirve al equipo de “Chochera” Castillo para llegar entonado al clásico nacional contra Águila, el sábado, y de paso le ayuda a sumar los mismos 18 puntos que tienen Águila, Alianza y Juventud Independiente en la tabla.
FAS viene en alza y con buenos números. Tras su último revés, el 11 de octubre, sumó 7 de los últimos 9 puntos posibles. En cinco fechas consecutivas, solo ha recibido un gol “Motor” Contreras. 
En Alianza, como contraste, volvieron las pesadillas. Ha perdido la brújula en los últimos dos partidos, esos donde comenzó a correr la sanción del uruguayo Christian Yeladián, quien era el cerebro del mediocampo.
De paso perdió la oportunidad de intentar ser líder y encadenó su tercera derrota de local. Y lo peor es que llegará con la soga al cuello el miércoles, cuando visite a otro equipo en llamas como Águila en el Barraza, en juego aplazado por la fecha 10.
¿Y del juego?
Los noventa minutos para los albos se resumen así: tomó la manija del partido en los primeros minutos, pero su entusiasmo se borró y le cedió la pelota a FAS, que pudo complicarlo antes de cumplirse la primera mitad.
Y si hubo emociones fue cuando Fito Zelaya pidió una falta en el lindero del área que no fue señalada por Joel Aguilar  y un remate directo de Fito más una pelota suelta de “Motor” que no alcanzó a patear el 22 albo.
Pero FAS amenazó con dos remates cruzados de Bryan Tamacas que se fueron desviados más un tiro de Blanco a manos de Arroyo, ex-FAS.
Contrario a cambiar el guión, los albos no terminaban de entrar en calor en el segundo tiempo y esa frialdad los llevó a encajar el primer gol al 52’ con Juan Carlos Moscoso, quien no anotaba  desde el 17 de agosto de 2013.
La euforia fue tal que ese gol llevaba dedicatoria, hacia el sector donde se ubicó la Turba Roja santaneca. 

Ese primer tanto fue posible porque Jaime Alas había ganado la banda derecha a pulso de velocidad y alcanzó a mandar un centro que supo aprovechar Moscoso de cabeza. Había descontrol en la zaga aliancista, porque ni Adán Reyes u Olivier Ayala lograron cerrar espacios.
Ni por estar abajo, los capitalinos lograron encontrarse. Fito Zelaya era el más sacrificado del equipo porque hasta ayudó a defender. No encontraba socios para llevar jugadas reales de peligro y su compañero Jesús Toscanini no la pasó bien con la férrea marca que le impusieron Carlos Carrillo y Alexander Mendoza.
Ni los cambios enviados por Ramiro Cepeda eran suficientes para encontrar la estabilidad. Hugo Alejo, por el centro, y Gustavo “la Bestia” López por derecha intentaron dar salida, pero FAS lucía ordenado y cuando la recuperaba, jugadores como Léster Blanco y Gonzalo Mazzia sabían desesperar al retener la pelota, cortar la movilidad y apoyarse en sus compañeros.
Pero Alianza, a falta de 20 minutos, llegó a terreno rival y Maradiaga cayó en el área, luego de su intento por dejar dos marcas, pero el árbitro no señaló penal. 
Pero no era una tarde blanca sino roja. FAS volvió a explotar su velocidad y encontró dormida a la zaga alba para que Léster Blanco solo llegara a tocar suave la pelota al 81’, tras un pase de Alas.
Este gol provocó el éxodo de una parte de la hinchada alba. FAS les echó tierra.

No hay comentarios.: