UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

lunes, 14 de septiembre de 2015

PERDON: ¿COMO SE LLAMA EL EQUIPO INVICTO?


SAN SALVADOR. Alianza tuvo un paseo de campo ayer en Las Delicias, donde Juventud Independiente la hizo de local pero jamás puso en problemas a los albos, que aprovecharon una serie de factores para firmar un 3-0 fácil, a ritmo de entreno. Sin sudar gran cosa, los paquidermos ahora están cuartos en la tabla y ya le apuntan al duro juego de mañana, contra FAS, en el choque occidente-centro que tantas pasiones despierta en nuestro fútbol. 
La fuerte tormenta que cayó ayer sobre el pasto sintético tecleño no afectó en gran medida el trámite del partido; en la cancha, sí hubo buena lluvia, pero de fútbol, con un Alianza bien aceitado (no extrañaron a Rudy Valencia ni a Fito Zelaya), que desdibujó a “la Juve” en una gran tarde en el apartado individual para los armadores Rodrigo Rivera y Herberth Sosa, más la contundencia del argentino Jonathan Philippe... aunque el sudamericano bien pudo terminar con al menos dos goles más, incluido un penalti que estrelló en el tubo sobre el final del encuentro.
El plantel albo se separará en dos grupos: uno tendrá una jornada de recuperación en gimnasio y otros tendrán una práctica suave en la Fesfut, todo a las 2 p.m. 
Con la misión cumplida ante Juventud, ahora los elefantes piensan en extender su invicto en la difícil cancha de los tigrillos, que marchan punteros del torneo. 
Los albos comenzaron a firmar la tarea al 12’, en un gran centro de Sosa por derecha que definió Juan Carlos Portillo; en la acción quedó tocado Juan Carlos Orellana, que fue cambio obligado para el técnico opicano, Jorge “Zapatero” Ábrego. Entró Josué Sánchez.
Juventud intentó responder con un tiro del colombiano Viveros al 20’, y el arquero Elmer Iglesias salió a cortar una llegada de Erick Rivera al 26’. Y hasta ahí llegó el equipo de rojo. Se apagó en medio de la tormenta y jamás regresó al partido, desaparecido desde que Alianza encontró el 2-0. 
Juventud estaba apretando cuando los elefantes recuperaron una pelota en la zona baja; Rivera dio para Sosa, el 14 blanco pasó largo para Philipee, y “el Francés” la definió con clase, de zurda, frío, para sentenciera el gol de la ventaja blanca.
El panorama se puso aún más oscuro para “la Juve” al 39’, porque Iván Barahona salió expulsado debido a una fuerte falta sobre Juan Carlos Portillo, por cierto ex jugador del equipo opicano. 
Ese elemento “extra” lo supo explotar a fondo Alianza, que sacó lo mejor de su oficio para enfriar el trámite y arribar al mediotiempo sin mayores apuros.
Para el complemento, Ábrego sacó a Rivera para el ingreso de un Alexis Urbina que debía colaborar en ataque, pero se vio poco o nada de esa idea. 
Con toque asociado y ante un Juventud partido, Alianza comenzó a “hacerse los bigotes” en la media y a controlar el juego a su antojo. Había olor a 3-0. Juan Carlos Portillo se lo “devoró” al 52’, después de una fina triangulación entre Philippe y Rivera; y al 54’ le anularon un gol al argentino, que marcó en posición adelantada después que el meta Ramírez rechazara de puños un trallazo de Rivera. 
El tercero
Era cuestión de tiempo y Philippe finalmente firmó su doblete al 56’, cuando Alianza tenía ahogado a Juventud contra la portería; Isaac Portillo puso un servicio justo para el testarazo del gaucho, que trotó para recibir el abrazo de sus compañeros. 
El argentino casi aumenta en el marcador al 64’, en otro bonito centro de Isaac Portillo desde la izquierda que Philippe conectó con toquecito suave, que parecía entrar en el segundo palo, pero se fue abierto por muy poco. 
Con el reloj corriendo, ya con el 3-0 definido y el juego en el bolsillo, el cuerpo técnico albo decidió dosificar fuerzas. Retiró del campo a Rivera y a Juan Carlos Portillo, ya pensando en el duelo de mañana en el Quiteño, contra FAS; y en su lugar ingresaron Emerson Véliz y Andrés Flores Jaco, quienes entraron bien al partido y mantuvieron el ritmo y, sobre todo, el control. 
Todo esto ocurría ante un Juventud Independiente sin brújula y sin corazón: Hay equipos que se crecen cuando quedan en inferioridad numérica, y compensan con garra el tener un hombre menos en el campo... nada que ver con lo que pusieron los de rojo ayer en Las Delicias. 
Alianza continuó su monólogo y recibió otro premio al 82’, cuando Miguel Blanco fue derribado dentro del área y hubo penalti. Philippe tomó la pelota con la idea de firmar un “hat trick”, pero estrelló su intento en la candela derecha de la cabaña de Ramírez. 
Hubo tiempo para otro fallo albo, cuando Blanco no pudo en el mano a mano contra el meta opicano, que se revolvió en el área chica para evitar el que habría sido el 4-0 albo. 
Invicto, crecido y con buenas sensaciones, Alianza quiere más: va por el clásico mañana, en el Quiteño, contra el puntero FAS. 

No hay comentarios.: