UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

viernes, 7 de noviembre de 2014

GUIDO ALVARADO RECUERDA A LA ORQUESTA ALBA

"Con Pelé en la cancha eran diez mil dólares más" dijo el Gran Capitán, recordando el partido contra el Santos.


Al fondo de su oficina, ubicada en su tienda de artículos deportivos en Liberia, Costa Rica, el exzaguero de Alianza a mediados de los sesenta Guido Alvarado guarda una de las camisas que usó en el plantel albo. Tiene en el pecho la marca de capitán. Aseguró que al final de esa temporada, el utilero del plantel blanco se la obsequió. Alvarado abre las puertas de su oficina a LA PRENSA GRÁFICA para hablar de su paso por aquel equipo aliancista que fue bautizado como la Orquesta Alba. Recuerda con claridad cuando el técnico chileno Hernán Carrasco le dijo que marcaría al mejor jugador de la historia del fútbol mundial: Edson Arantes do Nascimento (Pelé). Pero también habló de lo que significó ese proyecto auspiciado por la familia Sol Meza.


¿Qué recuerdos tiene de su paso por Alianza, en aquel famoso equipo que fue bautizado como la Orquesta Alba?

A mí se me grabó en la mente, corazón y cuerpo todo lo que representa mi estadía en El Salvador. Lo que viví en Alianza es imborrable porque con mi llegada fue que se inició con el famoso equipo que se formó para tener algo muy especial en Centroamérica. Con eso poco que te digo, está grabado en mi alma mi paso por Alianza.

El entrenador chileno Hernán Carrasco comenzó con la idea de concentrar a los jugadores en hoteles. ¿Cómo lo vivieron ustedes ese detalle que era innovador en el fútbol nacional?

Definitivamente, don Hernán revolucionó todo eso. Dichosamente, eso era muy nuevo para mí porque yo estuve en Liga Deportiva Alajuelense. Ya habíamos tenido cosas similares a lo que el señor Carrasco comenzó a implantar. Teníamos una casa club en Alianza, luego los viajes que hacíamos a San Miguel o Santa Ana ya eran organizados, con almuerzos clasificados y con uniformes de presentación. Fue algo revolucionario lo que hizo don Hernán. Fue un éxito rotundo de lo que se pretendía con Alianza. No solo fue en organización, sino que también con los jugadores adecuados, chilenos y brasileños. Luego llegó el famoso panameño Luis “Cascarita” Tapia. Fue el mejor equipo de Centroamérica.

¿Qué significó para ustedes que los hayan catalogado como la Orquesta Alba?

Tras esa historia, hay detalles importantes que yo sí logré captar. Los señores Sol Meza fueron los gestores de esta idea. Ellos tomaron en cuenta la situación social de El Salvador en ese momento. Era necesario que por medio de Alianza se lograra que el país se olvidara de los problemas sociales que había para que se concentrara en un partido de fútbol. Fue un éxito y una necesidad.

¿Qué compartió con jugadores como Raúl Magaña, Gualberto Fernández, Salvador Mariona y otros que formaron parte de esa selección salvadoreña que estuvo en México 1970 ?

Eso fue el principio fundamental porque ya tenían una base. Solo la visión del señor Carrasco completó la idea para formar un gran equipo. Ya tengo mis años de que no voy a El Salvador, pero siempre que voy ha sido muy agradable porque hacemos una reunión con los excompañeros para cenar. Me encanta ir, pero esos recuerdos no se me borrarán jamás.

¿Y cuál es su anécdota del partido contra Santos de Pelé en el estadio Flor Blanca en 1966?

Esa es una de las situaciones más interesantes y definitivamente más importantes para mí. De verdad que era increíble que ese partido se llegara a formalizar. Estuve colaborando para la contratación de ese partido. Al hablar de dinero, conozco los números exactos. El costo de ese partido, con Pelé en la cancha, significaba $10,000 más. El resto no es necesario mencionarlo. Hay detalles interesantes. Previo a ese juego, Estudiantes de la Plata estaba en el país para hacer su pretemporada. Ahí se contrató a Juan Sebastián Verón (papá) para que reforzara al equipo. En Sudamérica se usaban dos jugadores para marcar a Pelé. Pero el señor Carrasco dijo que no le parecía eso. Dijo que él tenía la persona ideal para marcarlo y me dijo que yo iba a marcar a Pelé. Todos los jugadores de Estudiantes me abrazaban y yo no sabía qué significaba, porque no sabíamos a fondo quién era Pelé. En ese partido, el portero de Alianza, Raúl Magaña, fue algo extraordinario. Fue base para ganar a Santos por 2-1. Tengo una foto con Pelé. Jamás se pensaron que les íbamos a ganar. Luego vi a Pelé en una reunión acá en Costa Rica. Pelé es una excelente persona. Lo acompañamos en sus asuntos sociales de esta visita.

¿Cómo era la vida en San Salvador a mediados de los sesenta, cuando usted formó parte de Alianza?

No puedo negarlo. Era una sociedad difícil. Mis compañeros me aconsejaban que no se podía andar en cualquier calle en San Salvador. Había que tener cuidado, porque era difícil. 

¿Cómo se vivían los clásicos contra UES, FAS, Águila y Marte? 

Los clásicos son especiales. Cualquiera de esos partidos generaba expectativa; era un lleno completo del estadio. Eran partidos para vivirlos. 

Y ahora, desde afuera, ¿cómo se ve el fútbol salvadoreño? 

Después de esa gloriosa época de los sesenta, Alianza entró en un bajón. Lo recuperaron hace algunos años. Pero ahora anda más o menos. Sigo pensando que es una necesidad que vuelva a haber un Alianza de esa época, no solo por lo deportivo, sino por lo social, que es muy importante. Yo sigo esperanzado de que vuelvan a aparecer esos gestores para Alianza, ahora con otros nombres. 

No hay comentarios.: