UNOS TIENEN MAS AÑOS, OTROS MAS COPAS, NINGUNO TIENE MAS GLORIA ☼ ALIANZA VIVIRAS HASTA QUE SE APAGUE EL SOL ☼ LACASALBA.COM, LO MEJOR DEL ALIANZA EN LA RED

domingo, 31 de julio de 2016

ALIANZA COMIENZA MAL LA TEMPORADA

Por respeto a la tradición alba, esta página nunca publicará fotografías del Alianza luciendo colores extraños al Blanco y Celeste o combinaciones de éstos. 

El mercantilismo del principal directivo del Alianza lo hace cometer desaguisados tan imperdonables como hacer debutar al equipo con un uniforme que no lo identifica. Este señor, claro está no piensa como aliancista, no siente como aliancista, no goza ni sufre como aliancista, NO ES ALIANCISTA, y por ende no le importa lo que sintamos los que llevamos al equipo en la sangre.

Me pregunto qué pensarán de esta decisión energúmena los Sol Meza, los verdaderos dueños del equipo, sobre este bodrio que juega con el nombre de uno de los equipos más grandes de Centroamérica y del continente americano.


PASAQUINA. No es un burro cualquiera. Es especial de Pasaquina. Y frente a Alianza, ayer se mostró solvente, con algunos tramos donde todavía debe apretar tuercas en el torneo, pero consiguió un triunfo de 2-1. El cuadro oriental abrió así con pie derecho un torneo donde llegó con un plantel retocado, pero que funcionó.
Alianza llegó como uno de los equipos fuertes, ese rival de piezas a vencer. Y lo mostró cuando salió moviendo rápido y cómodo, con más tenencia de pelota en el medio terreno, incomodando con su presión a los cuatro hombres atrás de Pasaquina. Lució más suelto, sobre todo porque los burros se pararon con más reserva y esperando la salida por las bandas, donde Kevin Sagastizado y Gustavo Guerreño hacían su oficio.
Era Sagastizado el que leía más rápido el tránsito de balón por su carril, donde tuvo su duelo con Óscar Cerén. Esto le permitió a Kevin entenderse bien con el juvenil Guillermo Flores, quien gozó de dos opciones para abrir la cuenta y no supo aprovecharlas. Ambas en asistencia del 10 burro, que se lo dejó frontal y Flores remató afuera, cerca del palo izquierdo de Óscar Arroyo.
Esos fragmentos de partido los albos los dejaron jugar, pero eran ellos como visitantes los que mantenían el control de la pelota. Los de La Unión esperaron más atrasados algún contragolpe. Cerén y Rodrigo Rivera continuaban sirviendo pelotas a Walter Vásquez, mientras Fito Zelaya acompañaba las jugadas e inquietaba a J.J. Orellana y Miguel Solís, siendo quienes le hacían la sombra y lo marcaban pegado.
Cerén, además, era el que realizaba los cambios de juego, con pelotas largas para que Juan Carlos Portillo se filtrara por carril izquierdo. Para Pasaquina, que se fue estancando y era demasiado conservador ante el orden de Alianza, solo consiguió llegar con jugadas estacionarias. Y tampoco logró sacarle provecho.
Algunas amonestaciones también fueron amarrando a los jugadores, a pesar de que los albos siguieron con su propuesta y jugando a ras de piso, con proyección. No obstante, los locales consiguieron ponerse en ventaja, en una acción rápida y que aprovechó Gustavo Guerreño.
Se corrían 28 minutos cuando una pelota larga y en profundidad llegó al burro, quien por derecha encaró y mandó remate a marco, cuando Arroyo ya había salido y la pelota suave pero segura se hundió en la red para el 1-0. Todo lo que había hecho Alianza se caía, y casi de inmediato el técnico Daniel Fernández mandó al banquillo a calentar.
La afición alba silbó algunos disparos de iniciativa individual que trataron de sorprender la cabaña de Douglas Batres, y Fito Zelaya fue uno de los que se arriesgó para rematar y pelear en el área los balones sueltos, ante una despierta defensa burra.
Si bien Alianza tuvo un mayor control de balón, de poco le sirvió porque el resto de la primera mitad lo dejó cuesta arriba. No bastó la intención, el toque en corto o buscar al mejor ubicado, Pasaquina encontró cómo defenderse y complicar los traslados de balón con las anticipaciones y los rechazos.
Aplauso para Romero
Llegó Herbert Sosa por Portillo al complemento, sector donde Alianza necesitaba oxigenarse y encontrar respuesta a su salida. Rápido comenzó a salir y a complementar a Fito, pero la idea de juego de conjunto y la dinámica en salida, sin pausas, siguió encontrándose en el campo.
Los albos salieron a pararse sin demostrar que estaban abajo en el marcador. Pasaquina, con algunas imprecisiones en los rechazos, ponía a tambalear el resultado por instantes, aflojaba en las marcas, pero apretaba en la pierna fuerte y segura. Pero por el ritmo que le puso Sosa al equipo, y luego la llegada de Óscar Guerrero por Zelaya, se demostraba que los paquidermos no iban a renunciar a buscar el empate.
Sin embargo, la tónica de los orientales de resguardar la victoria los mantuvo con líneas más atrasadas, dejando solo adelante a “Murciélago” Campos, y el ingreso de Francis Álvarez dio refuerzo al equipo con una doble contención, y habiendo pasado al carril Ricardo Orellana.
Fue hasta ese tramo en el que los albos impusieron su juego y lograron que Pasaquina lo encerrara el clave para que Alianza consiguiera el empate, después de un balón mal rechazado y que encontrara Guerrero. Llegado del banquillo, el delantero -de primera- definió de pierna izquierda y al ángulo el 1-1 (71’).
Fue transitoria esa paridad alba, ya que Pasaquina sacó a relucir la garra oriental, de no dejar nada suelto en casa, y Romero definió el del triunfo siete minutos después. Al 78’, Juan José apareció para sumarse al ataque y encontró una pelota peleada, se la apropió y la mandó a la red, incluso pegando en el poste derecho, para sentenciar el 2-1.
La sonrisa de satisfacción burra, que terminó defendiéndose con cinco hombres, fue extensiva en su afición, mientras los albos lamentaron no salvar el punto de visita, y comenzar saliendo por la puerta de atrás.

No hay comentarios.: